La ventana de intereses


Enrique Fornes Angeles con plantas de marihuana. Yo soy enemigo del Estado

Hoy escribo sobre una herramienta maravillosa que os será muy útil en vuestros problemas personales, familiares o de negocios. En vuestras confusiones. Amor, salud o trabajo. Consiste en coger el toro por los cuernos y dibujar en un papel una simple matriz, poner en la parte superior “yo quiero”/ “tu quieres”, y en el lateral izquierdo poner “intereses subjetivos, cosas abstractas”/ intereses objetivos, cosas concretas”.

LA VENTANA DE INTERESES  

                             YO QUIERO                                                      TÚ QUIERES 

(Intereses subjetivos, cosas abstractas)

– Un hogar, pareja, dos hijos.

– Hacer excursiones, viajes.

– Conseguir mejor trabajo.

– Salir de copas.

(Intereses subjetivos, cosas abstractas)

– Un hogar, ser amigos, no tener hijos.

– No salir apenas de casa, ni de copa ni viajes.

(Intereses objetivos, cosas concretas, palpables)

– Una hipoteca de vivienda.

– Pedir préstamo para coche.

– Vivienda cerca de casa de mis abuelos.

(Intereses objetivos, cosas concretas, palpables)

– Vivir de alquiler

– No tener vehiculo.

– Montar un negocio de venta online.

Nuestro objetivo es aclararnos, saber lo que queremos y lo que quiere el otro (si es un conflicto de muchos implicados pondremos sus nombres) y la estrategia es separar entre intereses subjetivos e intereses objetivos (cosas abstractas y cosas concretas).

Los intereses subjetivos cosas abstractas, intangibles, personales, no se pueden coger con la mano, no son medibles. Otros ejemplos: “cobrar ya”, “garantías”, “financiación”, “absoluta confidencialidad”, “una compensación”, “una relación a largo plazo”, “abrir mercado”, “plazos”, “no volver a ver a estas personas”, “llevarse bien”, “el concepto de buena fe en los negocios”, “que los hijos estén bien atendidos”, “una buena educación para los hijos”, “que pueda pasar tranquilamente por la finca de mi vecino camino de mi casa”, “aclarar las cuentas”.

Los intereses objetivos son medibles, se pueden tocar, son concretos. Otros ejemplos: “cinco mil euros”, “un contrato laboral”, “una auditoria”, “la propiedad del domicilio familiar”, “la propiedad del coche”, “el uso del coche durante tres meses”, “que los hijos acudan al colegio público del barrio, “un aval de un diez mil euros, “el mes de agosto de vacaciones”, “una servidumbre de paso”, “un contrato privado”.

La utilidad de esta separación radica en que los intereses subjetivos, esos “intereses abstractos” que parecen más bien deseos, son los que realmente importan a las personas, y por tanto al negociador. Los intereses objetivos no son más que “una forma” de atender los intereses subjetivos. Si una de las partes desea “garantías”, hay cientos de formas en derecho de garantizar una obligación (prenda, hipoteca, reconocimiento de deuda, promesa de venta, contrato privado, documento publico). Un objetivo tuyo, del negociador o mediador es buscar “otras formas” de atender los intereses subjetivos.   Por eso son más importantes los intereses subjetivos. ¿Entendido?

Fdo. Enrique Fornes Angeles. Licenciado en derecho.  Master en Mediación Familiar. Valencia, 27 de febrero 2014.

pañuelo far west pañuelo muñecas azul

Acerca de Enrique

Licenciado en Derecho-Máster en mediación familiar.
Esta entrada fue publicada en Noticias y política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s