Técnicas de Creatividad


LA CREATIVIDAD EN LA MEDIACIÓN EN CONFLICTOS. Por Enrique Fornes Angeles.

No es casualidad que al “Poder”, “a los que mandan en una situación”, no les guste la “Creatividad” ni la “Mediación”. Desde los años 70 tenemos una serie de libros de pensadores sobre estas materias. Psicólogos de empresa principalmente. Si la “Creatividad” y la “Mediación en Conflictos” no se impulsan con alegría desde “El Poder”, “desde el Jefe”, “desde el que manda”, “desde la más alta política”, todo se queda en “agua de borrajas”, hipocresía o malas intenciones.

Por el año 1995 me enamoré de las “Técnicas de Mediación en Conflictos”. Compré muchos libros sobre “Mediación” en diversos ámbitos. Dos años más tarde descubrí los libros sobre “Creatividad”, sobre “Técnicas de Creatividad”.

Mi amor cambió. Mi amor fue desde entonces las “Técnicas de Creatividad”, la “Creatividad” en general, en detrimento de la “Mediación” en conflictos, en detrimento de las “Técnicas de Mediación en Conflictos”.

La “Creatividad” son ideas, ideas, ideas. Ideas.

Y eso es un concepto muy fuerte.

Es un concepto Anarquista.

Es un concepto Socialista Libertario.

La Creatividad es útil para la Defensa de un Pueblo, para la Economía, Urbanismo, Desempleo, Historia, Derecho, Ciencia. Ideas, ideas, ideas para todo. Pensar mil y hacer una. ¿Por qué no ensalzar desde el Poder lo que han dicho los “Pensadores”? ¿Por qué no fomentar desde “El Poder”, la Creatividad en libertad, “pensar”, como un estilo de vida?

Tal vez esta vida no consiste en intentar ser feliz, sino en intentar ser creativ@.

En el año 2000 hice unos Apuntes de “Técnicas de Negociación y Conciliación”, para alumnos abogados de la Escuela de Práctica Jurídica de Valencia. En esos Apuntes toqué las “Técnicas de Creatividad”, adaptadas a la matería que debía impartir de “Técnicas de Negociación y Conciliación” en Conflictos.

Os copio y pego de los “Apuntes” lo que decía sobre la “Creatividad”:

“(páginas 27-29 de los Apuntes) 5.- La Creatividad

El cerebro se conforma habitualmente con la primera solución que encuentra, la más lógica. Si además, ese cerebro está involucrado en un conflicto, se produce el llamado “síndrome de ardilla enjaulada”, donde no se ven más soluciones, o la “parálisis por análisis” (parálisis por un excesivo estudio).

     En las últimas décadas han proliferado los estudios sobre creatividad (proceso mental que ayuda a generar ideas). Existen ideas, conceptos y técnicas interesantes para la gestión de conflictos.

     A.- EL BRAINSTORMING. IDEAS SIN CRÍTICA. En el antiguo refrán español del sigo XV, “pensar mil y hacer una”, se esconde toda una teoría. En 1953, el norteamericano Alex Osborn, propietario de una Agencia de Publicidad, dio a conocer una técnica de creatividad a la que denominó “Brainstorming” (tormenta cerebral, torbellino de ideas). Pronto fue aplicada por las grandes empresas norteamericanas, con resultados que han sido muy analizados. Sobreanalizados.

     Suspender la crítica no es lo mejor para obtener buenas ideas, ni rapidez en las soluciones, pero es una gran técnica en negociación y conciliación para descargar las tensiones, promover la confianza, la empatía y animar a participar a personas reservadas. Puede utilizarse en innumerables ocasiones: introducir con tacto una propuesta, recopilación de ideas sobre las posibles soluciones al conflicto, la forma de realizar una tarea, buscar un colegio para los hijos, la ubicación de un local de negocio, un listado de “motivaciones”, la forma de garantizar una obligación, la penalización de un incumplimiento.

     Existe numerosa bibliografía sobre esta técnica, aplicada al mundo empresarial, a la docencia y a la animación sociocultural. El “brainstorming”, en síntesis, consiste en obtener ideas tras dos pasos:

     1º.- Acumular ideas, decir ideas, sin criticarlas. Podría denominarse a esta técnica “ideas sin crítica”. Tras enunciar un problema, convendría decir: “por favor, no           critiquemos las ideas, lo haremos luego, de momento vamos sólo a acumular el mayor número de ideas sobre este asunto, aunque sean malas no critiquemos, lo haremos más adelante”.

     2ª.- Una vez tenemos una gran lista de ideas, podemos empezar a seleccionarlas mediante la crítica y/o estableciendo conjuntamente unos criterios objetivos  de selección, con análisis de ventajas e inconvenientes.

     En negociación y conciliación ofrece muy buenos resultados para dialogar, por su altísimo valor didáctico, participativo y de respeto a las ideas ajenas.

     B.- LOS ESCENARIOS FUTUROS. Viajar al futuro no puede hacerse, pero intentarlo merece la pena. Los problemas están siempre en el pasado. La solución y las expectativas están siempre en el futuro. La tarea central del mediador es hacer pasar a las partes al futuro. Si las partes se centran en discutir cosas del pasado no es posible avanzar. Una vez que las partes se centran en el futuro, comienza el avance, emergen opciones y se puede modelar un acuerdo.

     La técnica de Escenarios Futuros permite imaginar una situación distinta al pasado y a la actual. Esa situación distinta tiene nuevas posibilidades para producir un cambio. Además, mientras se viaja al futuro, las partes tienen que dejar de aferrarse al pasado y eso les permite representarse una situación mejor que el problema en el que están metidos.

     Puede utilizarse la siguiente estrategia: Primero idear un “escenario catastrófico” de una situación concreta que deseemos estudiar o promover la reflexión (la recogida de unos niños en el domicilio familiar, una reunión importante, la entrada en vigor de una nueva ley). Una vez apuntados todos los posibles inconvenientes con los que nos podríamos encontrar, debemos reflexionar sobre como sería un “escenario ideal”, donde todo fuera estupendamente. Una vez tengamos los dos escenarios, las preguntas clave son ¿qué hace falta para lograr el escenario ideal? ¿cómo podemos evitar el escenario catastrófico?.

     C.- OTRAS TÉCNICAS. Existen numerosas técnicas de creatividad, que se pueden trasladar al campo de la negociación y conciliación. El objetivo particular debe ser conocerlas y aplicar aquellas que vayan mejor con su propio “proceso mental que le ayude a generar ideas”.

     Nombraremos dos de ellas: diagrama del por qué y diagrama del cómo. La primera consiste simplemente en ir pronunciando sucesivamente dicha pregunta cada vez que se obtiene una respuesta: “no va a ser posible instar un divorcio de mutuo acuerdo” ¿por qué?: “no nos ponemos de acuerdo en la cantidad de pensión por alimentos” ¿por qué? “uno ofrece 200, otro pide 500 ¿por qué?: “uno piensa que conforme a sus ingresos y a las necesidades de su hijo ofrece suficiente, otro piensa que su hijo tiene muchas necesidades y que los ingresos del padre son mayores que los que declara” ¿por qué?….y así sucesivamente hasta que la respuesta sea excesivamente paternalista o indeterminada.

     El diagrama del cómo es igual, preguntándose ¿cómo?, ¿cómo?, ¿cómo? sucesivamente, siendo útil para obtener respuestas a la hora de reflexionar sobre la implementación de una idea.”

Otro día hablaré de más técnicas. Espero os haya gustado.

Fdo. Enrique Fornes Angeles. Licenciado en Derecho. Master en Mediación Familiar.

Acerca de Enrique

Licenciado en Derecho-Máster en mediación familiar.
Esta entrada fue publicada en Noticias y política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s