Cuento “Mi mejor amigo”


Cuento dedicado a “todos”, porque todas las personas están en edad de enamorarse o de perder buenos amigos.

Recuerdo un cuento muy bruto, que desgraciadamente no he podido rescatar escrito, pero lo recuerdo en espíritu. Os lo voy a contar.

Estaba en una colección de cuentos de mi abuelo, y era cada libro cuentos típicos de un país concreto. No recuerdo el país, supongamos que era Bulgaria, da lo mismo.

El cuento se titulaba, más o menos, “Mi mejor amigo”. De eso iba el cuento. Y ya he avisado, es un poco bruto.

Comienzo con el cuento, en mi memoria:

“Un niño aldeano le dijo a su padre que en el colegio había un niño que era “su mejor amigo”. El padre le dijo: “¿Estás seguro que es tu mejor amigo? Porque “yo” si tengo un “mejor amigo”, pero “tú” ¿estás seguro? Mira hijo que decir eso es muy serio.”

El hijo le dijo que sí, que él sí tenía “un mejor amigo”.

“Mira-dijo el padre- vamos a ver si es “tu mejor amigo”. Agarró un saco, lo ensució de sangre y metió dentro huesos de animal. Fueron de noche a la cabaña del amigo del niño y el padre le dijo a su hijo lo que tenía que hacer y decir.

El niño cargó a sus espaldas el saco y llamó a la puerta de su mejor amigo, diciéndole:

- “Amigo!, amigo! he matado a una persona, la llevo en este saco, por favor, agarra una pala y ayúdame a enterrarla en el bosque”.

Su amigo le dijo: “Qué has hecho!, estás loco!, que haces aquí!, me vas a comprometer! Loco! Loco! Vete! Vete!”.

El padre había observado la escena desde la oscuridad, y vio volver a su hijo apesadumbrado, triste, abatido, hacia su padre.

El padre le dijo a su hijo: “Mira, ahora vamos a ver lo que es “mi mejor amigo”. Y fueron a la cabaña del mejor amigo del padre. El niño se quedó observando desde la oscuridad y el padre llamó a la puerta de su amigo.

- “Amigo! Amigo!, he matado a una persona, la llevo en este saco, por favor agarra una pala y ayúdame a enterrarla en el bosque”.

Su amigo le dijo: “Por supuesto, te ayudo, vamos!!, ahora mismo agarro la pala y vamos, que horror debes de haber pasado, vamos, corre!!” . Y salieron de la cabaña, en plena noche con la pala, hasta encontrarse con el hijo que aguardaba en la oscuridad del bosque.

“Mira, amigo mío, perdóname, no es verdad, es una gran lección que he querido dar a mi hijo, sobre el significado de lo que es “mi mejor amigo”. Perdóname, era una lección a mi hijo”.

“Ostras amigo!, te perdono, uffff! Que susto me has dado!”.

Los tres estuvieron charlando un rato en el bosque, y se fueron a casa”. “Fin del cuento.”

Hay que respirar un poco para seguir.

Repito, fin del cuento. Es “heavy” el cuento,  pero yo lo aplaudo hasta con las orejas.

Y ahora que te he distraido en este artículo que he titulado “Qué es ser “mi mejor amigo” (que bien podría titularse “qué es ser mi gran amor”), haré mi apología libertaria. Apología sobre la amistad, el amor, el desamor. Y sobre el valor que se necesita para romper.

Aviso a los que están en edad de enamorarse y consideren el amor y la amistad como algo sagrado. Aviso a los que ayudan a enterrar en espíritu los cadáveres de sus amigos. Los que dan la vida por sus amigos.

Ojo. Tu puedes considerar el amor y amistad como algo sagrado. Tu ayudarías a tu mejor amigo con la pala a enterrar el saco en el bosque. Pero no creas que “el” o “ella” sienten así.

En esta vida, tu amor, o tu mejor amigo, no solo no te ayudará a enterrar el cadáver. Si no que además, llamará al 112 para por si acaso quedar libre de toda culpa. Te entregará a los Guardias. Y te cambiarán por otras personas.

Te cambiaran por Seguridad.

Te cambiarán por sexo.

Te cambiarán por dinero.

Te cambiarán por conquistar a tus amigos.

Te cambiarán por una vida mejor.

Te cambiarán por Pretenciosidad. (En serio).

En temas de amor y amistad, he analizado en esta vida muchos grandes amores y amistades que “han cambiado por un gorrión”, “han cambiado por un plato de lentejas”, a “su amor” y a “su mejor amigo”.  Al cariño verdadero. Casos con dosis de gravisimo maltrato verbal.

Dicha esta apología libertaria, que sirve para darle una lección moral a muchas personas, incluidas las propias empíricas con las que dejé de hablar y que me rompieron en mayor o menor medida el corazón por maltrato de palabra, terminaré con las moralejas:

Moraleja 1: “Ayuda siempre a tu amigo a enterrar un cadáver. Nunca cambies a tu amigo por un plato de lentejas”

Moraleja 2: “Nunca le harás daño de palabra a una persona buena, aunque esté equivocada”

Moraleja 3: “Si te faltan a la lealtad gravemente en el amor o la amistad, incluido el daño verbal, de palabra, rompe siempre, inmediatamente, ese amor o amistad para siempre, aunque pierdas seguridad, sexo, una vida mejor o te rompa el alma”. Divórciate. Sepárate. Rompe con el amigo íntimo, rompe con el gran amor. No te metas en discusiones. No hables las cosas.

Moraleja 4: “Una mala noticia: Ni el “Tiempo” ni la “Actitud” curan la “Traición” de tu amor o de tu mejor amigo.” Quédate con la propia autoestima de que tú si le hubieras ayudado a enterrar cadáveres. Ella a ti no. Para esa persona es la ignonimia.

Moraleja 5: Una buena noticia: “Hacer feos”, a la corta provoca sensación de triunfo. A la larga, una terrible sensación de derrota; se paga con perder la sonrisa para siempre.

Moraleja 6: “Rodéate siempre en tu casa, solo de cosas que te den “buen rollo”. Visualmente hablando.”

 Moraleja 7: “Evita las cosas que te recuerden a “feos que te hayan hecho”, que “te den mal rollo”. Los objetos de desamores y amistades íntimas que “te hayan apuñalado en esta vida”. Evita fantasmas de su recuerdo, aunque sean recuerdos felices”.

Moraleja 8: Amarás a tu amor y a tu amigo más que a tu vida misma. Estarás siempre muy orgulloso de tu amor y de tu mejor amigo. Romperás relaciones inmediatamente cuando dejes de estarlo.

Moraleja 9: “Perdonar….. haya cada cual”.  “Olvidar, nunca”. Lleva una trayectoria íntegra y sonrie en tu soledad.

Estas moralejas de este cuento se resumen en una sola décima que es la más importante:

10ª  Ayuda siempre a tu amigo a enterrar un cadáver. Con tu mujer, marido, novio, o íntimo amigo: “No perdones una impertinencia muy grave, dos graves, o tres leves”. Divórciate inmediatamente y nunca le pegues ni le maltrates de palabra a tu amor o amigo”

“XXX XXXXXXX XXXX (Censurado Por el Ministerio de la Mujer)”.

En temas de amor y amistad, aquí me tenéis para enterrar cadáveres, divertiros y contaros cuentos. Fdo. Enrique Fornes Ángeles. Valencia, 10 de noviembre, 2011.

 

About these ads

Acerca de Pringadillo24

Licenciado en Derecho Antiprohibicionista-Valencia-España-Europa-Mar mediterraneo-
Esta entrada fue publicada en Noticias y política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s